MIGAS DE ANDALUCÍA con Antonia


Un plato característico de la costa andaluza oriental, son las migas hechas con sémola de trigo, acompañadas con un buen pescaíto o con pimientos, después de una mañana en la playa, en el campo, en la piscina o en tu propia casa, comerlas es una celebración a la buena comida popular. ¡Con esta receta no tardarás nada en prepararlas!

INGREDIENTES

Para 6 personas:
  • Sémola de trigo, 500 g.
  • Aceite de oliva, 1/2 vaso.
  • Agua, 1 litro.
  • Ajo, 6 dientes sin pelar (1 por cabeza).
  • Sal, una pizca.
  • Pimientos verdes, uno por cabeza, para freír como acompañamiento.
  • Pescado, para freír como acompañamiento.
  • Melón, para servir como acompañamiento.

PREPARACIÓN

  1. Echar a calentar el aceite de oliva, en una sartén profunda y anti adherente.
  2. Echar los dientes de ajo en la sartén.
  3. Añadir un puñado de sémola para que cubra todo el aceite.
  4. Vertemos el litro de agua y añadir una pizca de sal.
  5. Dejamos hervir el agua medio minuto para que tome el sabor del ajo y la sal.
  6. Echar toda la sémola y remover durante 20 minutos, cuidando que no se peguen y queden sueltas, las sacamos de la sartén y las servimos en una fuente y ya tenemos, las migas.
  7. Cortar los pimientos, salarlos y calentar aceite de oliva en otra sartén, para así freírlos.
  8. Salar un poco el pescado y lo enharinamos con harina para freír.
  9. Echar  los pimientos en la otra sartén y remover para que no se quemen.
  10. Cuando estén  listos los pimientos, sacarlos y escurrir en un colador el exceso de aceite.
  11. LLenar otra sartén con aceite de oliva y calentar, donde freiremos el pescado.
  12. Colocar el pescado en una fuente con papel absorbente para que coja el exceso de aceite.
  13. Cortar el melón en trocitos y servir en una fuente.



* "Para gustos colores" dice el refrán y qué disciplina puede ofrecer mayor combinación y fusión que la culinaria... Estas migas pueden servirse con pescado frito o con chorizo y morcilla, con un buen jamón curado, con huevo, con pimientos verdes  y por qué no, con melón,  cuyo contraste de sabores es ¡muy interesante y está buenísimo!
                  

Comentarios